Acerca de Yelitza Cintrón

Written by on 20 January 2019

¿Quién soy? Bueno, soy una chica nacida y criada en Puerto Rico, de un pueblo pequeño y de familia humilde. Desde pequeña mostré pasión por las artes, Deportes, lo académico, lo espiritual y lo social. Siempre me envolví en clubes que tuvieran que ver con ayudar a otros, ayudar el ambiente y desde muy joven, lideré clubes y organizaciones juveniles a nivel eclesiástico como laico.

Mi primer festival de la voz

Autodidacta, de buenas notas, buen comportamiento, amigable, responsable, me enseñaron que tenía que cumplir mi palabra y ser honesta. ¡Estaba en cuanta cosa pudiera estar! Cantando, en clubes de teatro, en equipos de volleyball, pista y campo, en competencias de matemática, de español, competencias de Canto, de Poesía, de cuento… ¡Qué no hice! Gané premios, desde pequeña estuve expuesta a públicos grandes cantando, viajé, hice de todo… ¡Era aplaudida por mis maestros! ¡Me sentía bien! Sacaba buenas notas, buenísimas puntuaciones en exámenes de aptitud, College Board… ¡Qué bien!… Pero, ¿por qué digo todo esto lindo de mí? ¿Para echármelas de la mejor? ¿Para orgullo? ¡No! Para que sepas, que a pesar de todos esos logros, de haber sido criada en el evangelio, FUI MARCADA por lo peor que a un joven le pueda pasar: BAJA AUTOESTIMA.Sólo me sentía bien cuando veía los buenos resultados, sólo me sentía bien cuando me felicitaban, cuando ejecutaba en cualquiera de esas cosas, pero el resto del tiempo, me sentía “tan porquería”, sentía que no valía nada… “¡Ningún chico se fijaba en mí!”, “nadie me quería”… Y así llena de complejos, dejé que muchas personas me usaran, que muchos me rompieran el corazón… Verás, tus mejores cualidades, fuera de gobierno se convierten en tu peor atadura… ¡Yo soy una persona bien dispuesta! Me gusta ayudar, sembrar, enseñar, dar… pero di tanto, me entregué tanto, que me costó ser pisoteada, abusada de ese don de dar sin pedir a cambio. No había aprendido a decir que NO cuando era necesario. ¡Sentía que si lo hacía, decepcionaría a otros! Y no podía permitir que pensaran menos de mí… ¡mi valor dependía estrictamente de los que otros pensaran u opinaran de mí! ¡Muy lejos de la verdad!No me arreglaba, tuve mala postura, por los complejos… A pesar de mis logros, los cuales fueron motivos de burla y bullying en mis años de escuela, por aquellos de quienes tal vez celaban lo que había podido lograr, pero veían ese lado débil de mí… Me menospreciaban, no tenía amigos, fueron muy pocos los que verdaderamente me aceptaban por quien era: una chica cristiana… Decían cosas crueles, hablaban a mis espaldas, se reían de mí… y yo, aguantando todo eso. Haciéndome la que “no le importaba” y por dentro muriéndome. Muriéndome de tristeza, porque siempre he sido una persona que no le gusta estar sola. Que le gusta hacer amigos… ¡Los hago con facilidad! Dios me dio el don de ser sociable, pero igual, un don mal usado, trajo estragos a mi vida. Porque esa fragilidad y buena intención de hacer amigos, lastimó la inocencia con el rechazo de muchos.A esto, le contamos, el haber vivido un extremo de religiosidad. Donde todo es malo. Donde a Dios hay que tenerle MIEDO, no temor. Donde no importaba cuánto bien hubiera hecho, si hacía una pequeñísima tontería iría al infierno, hizo que me negara a muchas cosas. Que no hiciera cosas que me gustaban, por miedo a “ofender” a Dios. Por eso no me arreglaba, porque “era malo”, no usaba cierta ropa “porque era malo”, no hacía ciertos deportes, porque la ropa que requería usar “era mala”… en fin… ¡cuántos hemos sido marcados por la religión, que desencadena en todo lo demás! Porque si el fin de la “religión” es conocer a Dios, y “este conocimiento torcido”, de Dios siendo lo más importante en nuestras vida definía todo lo demás, ¡pues claro que iba a estar herida, con un concepto más bajo de mí, a pesar de todo lo que Él me había puesto en las manos!¡Gracias a Dios, que NUNCA lo cuestioné! Siempre supe que él era el CENTRO de mi vida. A pesar de todo, Él no tiene la culpa de los caminos que tomamos en desobediencia… Sí, no por el “libre albedrío”, si no por voluntariosos… ¡Porque un hijo que ama a Dios, lo obedece en todo! Nunca quise poner mi voluntad por encima de la de Él. ¡He dejado muchas cosas, porque no me han tocado! Sin dolor, sin miedo. ¡Sólo quiero hacer su voluntad!Entonces… comenzó mi proceso de sanidad. Él fue sanando lo primordial en mi vida: MI IDENTIDAD. ¿Cómo iba a amarme, si mi identidad no estaba clara! ¿Cómo iba él permitirme casar si no tenía mi amor en orden? ¡Me libertó de la mala autoestima! ¡Que no! Que maquillarse, ponerse ropa linda no te sube la autoestima… Lo hace momentáneamente, porque mientras recibes halagos, te miras al espejo te sientes bien. Pero uno no anda en el espejo todo el tiempo… Así que el cambio, de sentirse lindo, de sentirse con valor, COMENZÓ DE ADENTRO HACIA AFUERA. No al revés… Una vez entendí el valor que tengo en Dios, mi destino, mi propósito, entonces ESO comenzó a REFLEJARSE en el EXTERIOR. Entonces, me arreglo, no para sentirme mejor, si no porque me siento bien, y lo manifiesto al exterior.¡Dios no comente errores! Él es perfecto. ¡Somos hechos a su imagen y semejanza! Dios me sanó, me libertó de las ataduras de la AUTOESTIMA BAJA, de la FALTA de IDENTIDAD, y me dio un nuevo nombre. Ahora, todo lo que haga, cobra sentido. No hago para sentirme bien, hago, porque me siento bien… Soy alguien, y por eso hago, no hago para ser alguien.Si te tomaste el tiempo de leer mi historia hasta aquí… ¡te digo: VALES MUCHO! Deja que su amor te abrace, te rodee, SANAR toma tiempo, pero SU AMOR te cubre y libera en un INSTANTE. Solo debes caminar, creyendo lo que él ha dicho de ti… ¡JAMÁS lo que los demás digan determinará quién eres! Eres una perla preciosa, un tesoro escogido… Hoy día, he logrado mucho. Me casé, tengo un hijo hermoso, actualmente me preparo en mi faceta de madre, y en mi futura faceta dentro de la música, haciendo lo que me apasiona: ADORARLE. Soy empresaria, junto a mi esposo, manejamos varias empresas y nos encaminamos en una SOLA COSA: OBEDECER AL PADRE como Él se lo MERECE.No te detengas… Prosigue y alcanzarás… ¡AUTOESTIMA E IDENTIDAD SANA, te llevarán a un FUTURO SANO! Y él llevó en su cruz toda enfermedad y atadura… ¡Sé LIBRE!


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track

Title

Artist

Background